La brecha salarial y participación laboral según Claudia Goldin

 

El Premio Nobel de Economía se ha otorgado desde 1969. De todos los economistas que lo han ganado, tan solo 3 han sido mujeres: Elinor Ostrom en 2009, Esther Duflo en 2019, y ahora en 2023, Claudia Goldin, se ha unido a la lista de mujeres galardonadas, siendo la única mujer en ganar este premio de manera individual.

Claudia Goldin es una economista destacada cuyos trabajos se centran principalmente en la economía laboral y la igualdad de género. Uno de los temas más destacados de la investigación de Claudia Goldin es la brecha salarial de género.

Las mujeres han enfrentado una persistente desigualdad de género en el mercado laboral, que se evidencia especialmente en su participación. Claudia Goldin analizó 200 años de información de Estados Unidos, revelando que la participación de las mujeres en el mercado laboral creó una curva en forma de U en lugar de presentar un crecimiento netamente ascendente. En el siglo XIX, la participación de mujeres casadas era bastante alto en la era agrícola, de alrededor de 50%, esto atado posiblemente a la cercanía que tenían las agricultoras de su trabajo a su hogar, y por ende sus hijos.

Con la nueva era industrial, su participación disminuyó drásticamente, siendo una de las causas más probables que, al tener que trasladarse a una fábrica para trabajar, se requería que uno de los padres se quede en casa y este rol lo terminaron asumiendo las mujeres, de manera desproporcionada.

Posteriormente, con la era de los servicios y la Primera Guerra Mundial su participación fue incrementando a lo largo del siglo XX. Por ejemplo, en 1920 únicamente el 11% de las mujeres casadas trabajaban, la mayoría en enseñanza o en oficinas. Mientras que, para 1970 este porcentaje aumentó significativamente, llegando a 41%.

El acceso a la educación y a la pastilla anticonceptiva desempeñaron un papel clave en esta transformación, al brindar a las mujeres nuevas oportunidades para la planificación de sus carreras y cambiar las dinámicas de género en el trabajo y el hogar. Esto, debido a que las mujeres que tenían la posibilidad de usar la píldora tendían a casarse a una mayor edad, podían acceder en mayor medida a estudios superiores e incluso a priorizar sus carreras profesionales. Estos niveles de especialización, permitió que las mujeres encuentren mayores espacios de trabajo y cada vez en mejores posiciones. De esta forma, Goldin argumenta que la brecha salarial de género se ha reducido significativamente en muchas partes del mundo en las últimas décadas.

Es importante señalar que existe un largo camino que recorrer para lograr una paridad. Aún hoy, las mujeres en la Unión Europea ganan 12.7% menos por hora que los hombres. La mayor brecha salarial de género fue la de Estonia (20.5%), mientras que Luxemburgo cerró su brecha salarial por completo, y la siguiente más baja fue la de Rumania (3.6%). Por otro lado, España se sitúa en una posición intermedia con un 8.9%.

Aunque más mujeres que hombres terminan la educación superior en Europa, las mujeres están menos representadas en el mercado laboral. Según las cifras del 2022, casi un tercio de las mujeres (28%) trabaja a tiempo parcial, frente al 8% de los hombres. Esto, debido a que como lo explica Goldin, las mujeres han asumido el papel de atender las necesidades del hogar, mientras que los hombres han estado más volcados en el trabajo y este es uno de los puntos a atender para aspirar a una paridad.

Por otra parte, en Latinoamérica se observa como en Venezuela el índice de brecha salarial refleja que los ingresos percibidos por las mujeres representan un 0.43 de los de los hombres. Ecuador, por otro lado, registra un puntaje de 0.72, lo que lo convierte en uno de los mejores puntuados de la región. Al contrario, México es uno de los países peor calificados de Latinoamérica en cuanto a la brecha salarial entre los géneros, ya que tiene un índice de 0.50.

En promedio, la proporción de mujeres que participan en el mercado laboral en toda la región de Latinoamérica y el Caribe es del 59%. Por ejemplo, México tiene una baja participación de mujeres con el 49.1%, mientras que en Ecuador es del 58.2%. Sin embargo, Venezuela tiene la menor participación con tan solo el 46.4% de las mujeres como parte de la fuerza laboral.

La brecha salarial de género se reduce cuando las ocupaciones que históricamente han estado dominadas por hombres se vuelven más "femeninas", es decir, cuando más mujeres ingresan a esas ocupaciones. Goldin explora cómo las mujeres ingresaron al mercado laboral en el siglo XIX, especialmente en ocupaciones como la confección y la enseñanza, y cómo estas tendencias evolucionaron con el tiempo. Posteriormente, en el siglo XX el trabajo de oficina toma mayor fuerza, por lo que las habilidades cognitivas y de comunicación, que a menudo son fuertes en las mujeres, se valoran cada vez más en el mercado de trabajo moderno. Además, factores como la flexibilidad laboral, la adopción de tecnología y las políticas de igualdad de género han contribuido a esta transformación.

El trabajo de Claudia Goldin ha sido ampliamente reconocido en la academia. Su contribución a la economía laboral y la igualdad de género ha tenido un impacto significativo en la forma en que entendemos y abordamos la disparidad de género al observar de manera mucho más profunda el origen de la brecha, con el fin de recomendar mejores soluciones. Al recibir el Premio Nobel de Economía, Claudia Goldin se une a un grupo selecto de galardonados que han contribuido de manera sobresaliente al campo de la economía. Su trabajo ejemplifica el potencial de las mujeres en el campo de la economía y su capacidad para influir en el mundo actual.

 

 

Autor: Doménica Cabezas, Consultora Senior.

Bibliografía

 



ACTUARIA
Author: ACTUARIA
Gestionamos servicios actuariales y de consultoría empresarial, en base a estándares de calidad y en forma oportuna, mejorando continuamente nuestros procesos, para satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.